16 octubre, 2019

Tendencias pasajeras en el sector dental

Tendencias pasajeras en el sector dental

 

Dependiendo del sector del que hablemos hay que tener bastante cuidado al hablar de las tendencias, ya que el mercado se mueve tan rápido que es difícil de hablar de una tendencia cuando ya se ha vuelto un básico del mercado. Esto es algo que pasa con las profesiones relacionadas con el sector de la salud.

Y es que los avances científicos que hay en este sector salen cada poco tiempo, y esto es algo que beneficia mucho a los pacientes, y les genera un pequeño quebradero de cabeza a las clínicas y a los hospitales. Y puede pensarse que las tendencias únicamente se desarrollan en la tecnología, pero también en las técnicas médicas.

Las técnicas médicas son quizá la mejor manera que tiene el sector de medir el avance, ya que gracias a la introducción de nuevas técnicas los especialistas médicos pueden realizar intervenciones con menor riesgo y con mayor facilidad, repercutiendo directamente en el mejor desarrollo del procedimiento postoperatorio que suele ser la peor parte.

El sector dental es uno de esos sectores en los que se puede observar fácilmente los avances, ya que los dentistas van implementando técnicas en su día a día que son muy novedosas. Porque en este sector estar al día es fundamental debido a la gran competencia que existe.

En este sentido, es de obligada mención la Clínica Maroto Vellón, una clínica dental en la que ponen el foco en cuidar de la salud dental de sus pacientes, ofreciendo la utilización de la última tecnología y ofreciendo los mejores servicios para ayudar a mejorar la salud bucal de sus clientes.

A continuación vamos a ver las tendencias más importantes que se han desarrollado durante le 2019. Aquí veremos como hay algunos aspectos muy importantes que han mejorado, como ha sido la reducción de la brecha de género, o la mayor presencia de la digitalización en las clínicas dentales.

Un sector cuyos cambios son importantes en relación a la diferencia de género

El tradicional dominio masculino en la odontología ha ido cambiando lentamente en las últimas décadas. El 60% de los dentistas en Europa actualmente son mujeres. Y el número de alumnas de odontología ha aumentado exponencialmente: en 2016, el 49 % de los graduados dentales fueron mujeres frente el 4,6% que lo fueron en 1976.

Estas cifras indican que habrá un mayor número de odontólogas en el 2019, ya que se supone que el porcentaje de mujeres que ingresan y se gradúen en la facultad sea mayor.  Al mismo tiempo se irán jubilando las generaciones anteriores de profesionales dentistas mayoritariamente masculinos, lo que repercutirá en un incremento en el porcentaje de dentistas femeninos. Este aumento de mujeres odontólogas supone un cambio en los patrones de trabajo y de práctica diaria.

Históricamente el mercado odontológico de la mayoría de los países europeos estaba constituido por pequeñas clínicas dentales con uno o dos profesionales activos.  Hoy en día se exige una mayor capacidad para tratar a más pacientes, incrementando la eficiencia. Por ello el modelo de pequeñas clínicas dentales con un solo profesional y altos costes por paciente está amenazado.

El cambio a modelos de negocio más eficientes es imparable, pues muchos de los antiguos profesionales con métodos de trabajo más tradicionales se acercan a la edad de jubilación y no son reemplazados, pues muchos de los jóvenes odontólogos recién licenciados prefieren adherirse a franquicias o corporaciones dentales que les permiten trabajar sin asumir los grandes costes y responsabilidad que supone mantener una pequeña clínica particular.

El sector de la odontología es en la actualidad uno de los que más utilizan la tecnología de impresión 3D. Las impresoras en 3D se están convirtiendo en algo fundamental en el sector, tanto en las ortodoncias, los implantes dentales, la fabricación de fundas, las restauraciones dentales, la cirugía oral y maxilofacial…

Las clínicas dentales siempre han dependido de los laboratorios para la producción de coronas, puentes, implantes, etc., pero esta dependencia disminuirá significativamente en los próximos años, a medida que las impresoras 3D estén más disponibles. Estas impresoras suponen una producción mucho más precisa, en menor tiempo y a menor coste, que la fabricación tradicional, lo que implicará un coste de producción menor para el dentista, que a su vez repercutirá en un coste del tratamiento menor para el paciente.

La tecnología digital es algo que ya está implantado en la odontología, pero los avances tecnológicos en este sector crecerán exponencialmente durante los próximos años. Cada vez estas tecnologías son más accesibles a todos los profesionales, y actualmente, por ejemplo, el 20% de las clínicas dentales en EE.UU utilizan tecnología digital en sus consultas. Mención especial merecen las radiografías digitales, que suponen un gran avance con respecto a las tradicionales puesto que no se rayan, no se  agrietan ni se deterioran con el tiempo y son mucho más fáciles de archivar y manipular, resultando mucho más eficientes.