23 marzo, 2021

Qué es la odontología conservadora

Qué es la odontología conservadora

Estamos acostumbrados a escuchar la palabra conservador para aludir a términos políticos. Incluso a veces en sentido peyorativo. Ya que se recuerda que los partidos conservadoras suenan a no querer evolucionar. Nosotros dejamos aparte este tema, no queremos meternos en charcos, y queremos decir que la palabra conservadora también pueden ser beneficiosa. En este caso, se trata de ponerla en el contexto de la odontología. Aquí sí, el termino es beneficioso.

La odontología conservadora es el conjunto de técnicas que tienen como objetivo mantener la boca lo más saludable posible, evitando la pérdida de piezas dentales, y en caso de que exista alguna pieza dañada, el objetivo es conservarla, en la medida de lo posible. No puede haber una cosa mejor.

Hablamos con la clínica dental Vivanta en Collado Villalba para que nos comenten algunas de las técnicas que se llevan a cabo.  Son las que se usan para restaurar las zonas dañadas por caries y otras afecciones, limpiando y tratando el tejido dañado sin afectar al resto del diente, sellando luego la zona tratada con una obturación o empaste. Y es que, en este caso, lo mejor es siempre prevenir que curar. Y desgraciadamente es lo que no se hace, ya que muchas personas lo dejan hasta provocar enfermedades o problemas mucho más complicados de solucionar. También forma parte de la odontología conservadora la llamada odontología preventiva, con la que se reduce la necesidad de tratamientos dentales a medio y largo plazo mediante sellado de fisuras, obturaciones simples o complejas y endodoncias.

Tratamientos de conservación

Limpieza dental

Es el básico de la salud bucodental. Los especialistas recomiendan realizar dos limpiezas dentales, o profilaxis dental, dos veces al año. El principal objetivo de realizarse esta limpieza exhaustiva es prevenir enfermedades bucodentales graves. Además de eliminar manchas y la placa de la boca, la profilaxis permite eliminar el sarro que se acumula en la línea de la encía o el cuello de los dientes.

Reconstrucción dental

Ante el deterioro de piezas dentales, la reconstrucción dental es una opción a tener en cuenta para recuperar la funcionalidad y estética de nuestra boca. La técnica de reconstrucción dental implica la reparación del diente o su sustitución. En la mayoría de los casos se hace para devolver la forma y la función normal a un diente roto. Esto es posible con la combinación de distintos tratamientos. La reconstrucción dental es un tipo de tratamiento que contribuye a tener una dentadura completa o alineada, mediante el implante de diferentes materiales que cumplen las funciones tanto estéticas como funcionales.

Corona dental

El diente está dividido en tres partes fundamentales, corona, cuello y raíz. La corona dental es la parte visible del diente y, por lo tanto, la más expuesta a agresiones exteriores. Usamos los dientes todos los días, y por ello, no es extraño que éstos se fracturen o se deterioren. Si esto sucede, en las clínicas dentales puedes encontrar la solución para restaurar tu diente de la manera más eficaz y duradera. Con una corona dental es posible mejorar el aspecto en: color, lisura, brillo, relieve, suavidad, altura, anchura, cuerpo, alineación y contornos. Se trata de una excelente opción para rejuvenecer tus dientes.

Incrustaciones dentales

Las incrustaciones dentales son restauraciones que se usan para reparar dientes, generalmente los posteriores, que presentan fracturas o caries de leves a moderadas. Con este tratamiento la pieza dental recupera el mismo aspecto estético que tuvo en su momento inicial. Podría decirse que una incrustación dental es como un empaste, pero realizado en el laboratorio y por lo tanto ajustado de forma más precisa a la forma del diente original. La principal diferencia entre un empaste dental y una incrustación, reside en los materiales utilizados, el tiempo requerido para fijarse al diente, la durabilidad y el coste.

Pero como te decimos, lo mejor es conservador, y está demostrado científicamente que la caries dental y las enfermedades de las encías, están incluidas entre las enfermedades infecciosas que padecen, más frecuentemente, los seres humanos. Aunque es cierto que cierto que han ido disminuyendo con el paso de los años. A pesar de esto, aún hay millones de niños y adultos que siguen sufriendo de caries dental o enfermedades de las encías. Sin embargo, si son tratados a tiempo, sin duda podrán conservar en boca toda su dentadura, tan sana y fuerte como sea posible.

Así pues, lo mejor es realizar un mantenimiento de tu boca día a día, y acudir a tu profesional de la dentadura cada cierto tiempo. Prevención más profesional es la combinación perfecta para tener siempre una sonrisa de película.