11 diciembre, 2014

Pásate a las calderas de gas

Pásate a las calderas de gas

Está de moda mirar el dinero. Ya no se lleva ser un derrochador, sino que ahora se busca la eficiencia por encima de todo. Llegar sobradamente a fin de mes ya no es muy habitual y se está haciendo común encontrar blogs con consejos para reducir gastos e incluso es uno de los principales temas de conversación en las reuniones con amigos, donde comentamos cómo hemos bajado la factura del teléfono, dónde hemos conseguido el ADSL más barato o en qué gasolinera tienen mejor el litro de gasolina. Pues bien, otro de los aspectos en los que más podemos ahorrar a la hora de hablar de nuestra economía familiar es en el tema de calentar nuestra casa, algo muy recurrente ahora en invierno, cuando las temperaturas bajas hasta extenuación y se nos hace más que necesario tirar de la energía para caldear el ambiente. En la empresa Calderas a Gas Madrid nos pueden hacer un presupuesto para hacer este tipo de instalación y ahorrarnos unos cuantos euros en la factura.

¿Por qué os recomendamos este sistema? Pues porque cuenta con un montón de ventajas, especialmente las económicas. Y no solamente puede utilizarse para dar energía a nuestra calefacción, sino que sirve también para cocinar y para tener agua caliente. Para explicarlo de una manera sencilla, el gas se quema dentro de la caldera y esto es lo que calienta el agua que circula por su interior y que sale por la ducha o que pasa también por los radiadores.

El tener nuestra propia caldera, como las que instalan en esta compañía de calderas de gas en Madrid, nos permite contar también con nuestro propio termostato, que es algo muy útil. Por ejemplo, si el portero pone la calefacción centro por las mañanas nos estará obligando a que no podamos abrir las ventanas de nuestro piso para que este se airee durante unos minutos después de estar toda la noche cerrado. La oxigenación del mismo es necesaria, pero es un dolor perder el calor que se ha acumulado con la calefacción. Y es también útil en este sentido para aquellos que tengan unos horarios no comunes de trabajo. Por ejemplo, si nos ponen la calefacción de tarde y nos encontramos en la oficina, no la disfrutaremos, y es posible que lleguemos a casa cuando se haya escapado el calor y más falta nos haga. Así, con nuestro propio termostato podemos regularlo a nuestro gusto. Es más, según el que adquiramos, las ventajas serán mayores, ya que existen aparatos que son programables. Estos nos permiten desde poner una temperatura mínima a partir de la cual debe encenderse siempre la calefacción y una máxima en la que ha de mantenerse. Asimismo, se pueden programar también los periodos en los que queremos que funcionen los radiadores. Por ejemplo, un par de horas por la mañana, otro par por la tarde y de nuevo por la noche. Y cuando nos vayamos de vacaciones o estemos algún día entero fuera de casa, lo programamos para que no arranque y no habrá consumo por nuestra parte, algo que sí sucede con la calefacción central, que la pagamos hayamos o no disfrutado de ella.

Otra de las ventajas es que se trata de un sistema rápido de calentar la casa y que no se acaba a la hora de ducharnos. Lo que sí se terminan son las peleas entre los miembros del hogar, que dejarán de quejarse de que alguno ha gastado toda el agua caliente o que no le han dejado suficiente para su baño. Con este sistema, hay agua caliente para todos y desaparece ese termo que debe rellenarse y calentarse antes de volver a usar su contenido.

Desde aquí os recomendamos que os pongáis en contacto con una empresa como Calderas a Gas Madrid, formada por profesionales con una larga experiencia en el sector del gas y la calefacción, ya que aunque en un principio notéis un cierto desembolso a la hora de hacer vuestra propia instalación de gas, lo cierto es que percibiréis el ahorro desde la primera factura y al final este gasto inicial se acabará compensando con el menor pago por el gas y vuestro consumo responsable.

Deja una respuesta