23 diciembre, 2021

Enfermedades más comunes derivadas de trabajar en un taller mecánico

Enfermedades más comunes derivadas de trabajar en un taller mecánico

Muchos de los profesionales no son totalmente conscientes de los riesgos que, a largo plazo, puede suponer su trabajo. Cada sector industrial y cada puesto de trabajo asume unos riesgos laborales específicos que están reconocidos dentro de cada familia profesional. La Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales tiene por objeto promover la seguridad y la salud de los trabajadores mediante la aplicación de las medidas y el desarrollo de las actividades necesarias para la prevención de los riesgos derivados del trabajo, y en el caso concreto de los trabajadores de talleres mecánicos de vehículos a motor, las enfermedades más comunes derivadas del mismo son:

  • Trastornos musculoesqueléticos. Esta es una de las principales causas de enfermedad relacionadas con el trabajo. En nuestro país se estima que el 46 % de los trabajadores sufre dolor de espalda y el 45 % sufre dolor muscular de hombros, cuello y extremidades superiores. En un taller mecánico existen muchos elementos que pueden obligar a un trabajador a adoptar posturas incómodas o forzadas que, además de provocar lesiones contrarresta, por su asiduidad, la capacidad de recuperación del cuerpo. Algunas de estas posturas pueden ser: trabajos en la parte baja del vehículo, mecánica bajo el capó, montaje y desmontaje, sustitución de piezas en lugares poco accesibles, etc.

Dependiendo de lo forzada o incómoda que sea la postura, el tiempo que se mantenga la misma o la frecuencia con que se repita, pueden provocar desde una simple molestia a una limitación funcional o dolor persistente en articulaciones, músculos, tendones, etc.

Para evitar en la medida de lo posible este problema, se tomarán las siguientes medidas, posibilitar los cambios de postura y los descansos, seleccionar útiles de trabajo con un diseño ergonómico, el plano de trabajo, con carácter general, debe estar a la altura de los codos, etc. Así, en la actualidad, gran parte de los talleres de nuestro país, en lugar de ir cambiando pieza a pieza los motores, cuando un coche lo necesita, optan por los servicios de Reconstruidos Mober y es que esta compañía ofrece a sus clientes los mejores motores reconstruidos por completo, por lo que, además de ahorrar el cambio de cada una de las piezas, los dueños de los coches contarán con un propulsor que funcionará como si fuera nuevo y, con ello, además de mejorar la fiabilidad del vehículo, el mecánico que realiza el cambio se ahorrará un tiempo muy valioso para su salud.

  • Enfermedades asociadas con el movimiento repetitivo. Cuando se levantan, empujan o mueven cargas en repetidas ocasiones y de forma constante, el cuerpo se resiente. No se necesita grandes movimientos, un sencillo y simple gesto de pulsar un botón repetidamente puede provocar una lesión a largo plazo debido justo a la repetición de este acto. Las posturas más repetidas, por lo general, se realizan con los brazos, manos, muñecas…, por lo que los factores de riesgo son trabajar con una o las dos muñecas dobladas o giradas, trabajar con las manos por encima de la cabeza o los codos por encima de los hombros, sostener, presionar o levantar objetos y herramientas con los dedos en forma de pinza, agarrar o sujetar con fuerza objetos o herramientas con las manos… Como enfermedades comunes derivadas de alguno de estos tipos de movimientos repetitivos son, por ejemplo, la epicondilitis, conocida popularmente como codo de tenista y es una inflamación del tendón que produce dolor en la cara externa del codo y la epitrocleitis conocida como codo de golfista y que es también una inflamación del tendón, pero con la diferencia que el dolor se produce en la cara interna del codo.

Con el fin de evitar este trastorno es importante respetar las pausas y contar con suficiente tiempo de recuperación para cada trabajador, regular adecuadamente la altura del trabajo en función de la tarea a desarrollar y de las características físicas de cada trabajador, establecer un sistema de rotación de tareas, etc.

  • Daños en el aparato auditivo. En un taller mecánico la presencia de ruido es constante, motores en marcha, golpes en superficie de metal, ruidos provocados por compresores, herramientas neumáticas, etc. Por ello es importante tomar medidas preventivas y minimizar los niveles de ruido al máximo, con la adquisición de maquinaria y demás equipos de trabajo adaptados, revisando y haciendo un mantenimiento periódico y adecuado, mediante la utilización de equipos de protección individual, etc.
  • Golpes, cortes y otras lesiones. La falta de organización, orden y limpieza en los talleres, son en muchas ocasiones, causa frecuente de accidentes como golpes, cortes, caídas y/o lesiones.

La venta de vehículos en España

Según los datos oficiales por diversas asociaciones de fabricantes y concesionarios de vehículos las matriculaciones de turismos en nuestro país han bajado un 39,3 % en los primeros cuatro meses del año 2021 con respecto al mismo periodo de 2019.