13 mayo, 2020

8 consejos para hacer una colada ecológica

8 consejos para hacer una colada ecológica

Hoy en día, la sociedad se desempeña en modo ecológico. Intentamos mantener una vida sustentable, compramos solo aquello que tenga una etiqueta “amigable con el medio ambiente” e intentamos en el mayor grado posible que todas nuestras prácticas del día a día no causen un efecto negativo sobre el medio que nos rodea. Por supuesto, una de las prácticas más cuidadas en este sentido es la colada. Así que si quieres ser parte de la tendencia ecológica, sigue estos 8 consejos amigables con el medio ambiente a la hora de lavar tu ropa:

  1. La ropa más limpia es la que no se ensucia

Sin olvidar el principio ecológico de las tres erres (reducir, reutilizar y reciclar), si se disminuye el volumen de colada, se estará contribuyendo en buena manera al cuidado del medio ambiente. Hay que ir limpios, sí, pero sin abusar de los lavados continuos de la ropa, que además se estropeará antes. Incluso, algunas prendas que no están del todo sucias pueden esperar a un lavado más adelante.

2.      Lavar a mano las manchas

Una prenda puede estar en buen estado, salvo por alguna pequeña mancha en algún punto localizado. En este caso, se puede intentar lavar a mano dicha zona para evitar que pase por la lavadora.

3.      Comprar detergentes ecológicos

Para comenzar a hacer nuestras coladas “verdes”, tenemos que empezar a poner nuestra vista en el detergente, sin duda uno de los factores más contaminantes. Muchos de los detergentes que hemos usado siempre y que están en las estanterías del supermercado utilizan factores químicos tan perjudiciales para el medio ambiente como, a la larga, para nuestra ropa. Por eso, ahora existen muchas alternativas naturales que harán que tus prendas queden como nuevas, se conservarán más tiempo y las podremos lavar con la conciencia de que estamos minimizando nuestra huella ambiental.

Más, si hasta ahora, siempre has lavado la ropa con detergentes químicos y quieres seguir trabajando de la mano con ellos en  tus coladas ecológicas, te recomendamos lavar bien la lavadora por dentro y por los filtros y los compartimentos donde normalmente viertes el detergente y el suavizante. Además, la estarás librando de cal y prolongando su vida útil.

También conviene fijarse en las etiquetas y buscar los productos que intentan reducir su impacto, siendo biodegradables, sin fosfatos ni cloro. Otra opción es dar con las marcas que llevan algún certificado ecológico.

4.      Ajustar el tamaño de carga y programa de la lavadora

Lavatur, profesionales en maquinaria y productos para lavanderías, explica que se consume menos energía en la lavadora con una carga de lavado completa frente a varias cargas parcialmente llenas. Si no queda otra que hacer cargas más pequeñas, se pueden ajustar los niveles de agua para que coincidan con el tamaño de la carga. En este sentido, hay que buscar el programa que mejor se ajuste a los tipos de ropas y manchas que puedan tener. Si se utiliza secadora, también es preferible combinar prendas similares: toallas con toallas, ropa de cama con otras sábanas, etc.

  1. Lavar en frío

Uno de los principales consejos para un lavado ecológico es usar el programa de frío. Alrededor del 90% de la energía consumida por una lavadora de carga superior convencional se utiliza para calentar el agua. Si se emplea un detergente que funciona bien en agua fría, es seguro que se tendrá un mejor acabado. Además, las prendas durarán más tiempo, ya que los lavados con agua caliente desgastan más los tejidos.

6.      A 30 grados es suficiente

Aunque puede haber excepciones, normalmente lavar la ropa a 30 grados resulta suficiente para que se desinfecte, se lave y elimine los olores adecuadamente. Las cargas de 90 grados son muy dañinas para el medio ambiente y las altas temperaturas dañan y arrugan tu ropa. Incorporando todo lo que hemos detallado anteriormente, los 30 grados eliminarán los malos olores y nos quitarán las manchas. Recuerda dejar en remojo tu ropa si las manchas son muy difíciles con los productos naturales anteriormente mencionados.

7.      Suavizante a base de vinagre

La ropa puede seguir estando todo lo suave y esponjosa que con los suavizantes al uso con sólo un poquito de vinagre de manzana y algo de aceites esenciales. El vinagre tiene un altísimo poder para suavizar las prendas y los aceites (del olor que más nos guste, canela, fresa, lavanda, almendra, menta o limón) camuflará el olor fuerte del vinagre. Simplemente, tendremos que escoger aceites de un color transparente o claro para evitar que la ropa pueda mancharse.

La proporción es la siguiente: 250 milímetros de vinagre y unas 15-20 gotas de aceites aromáticos según tu gusto. Verás como no sólo quedan más suaves, sino que con esta mezcla casera los colores se potencian. Y, por supuesto, tu lavadora sufrirá bastante menos que con los químicos.

8.      Secar la ropa en un tendedero

A menos que las condiciones meteorológicas sean adversas, la alternativa más ecológica y económica es secar la colada al aire libre. Las opciones de tendederos son muy diversas y se pueden ajustar a las posibilidades en la vivienda. Y si no queda otro remedio que usar una secadora, al menos que sea de la eficiencia mayor y aprovechando al máximo su capacidad.