8 julio, 2020

Plástico biodegradable como apuesta por un medio cuidado de nuestro medio ambiente

Plástico biodegradable como apuesta por un medio cuidado de nuestro medio ambiente

Una de las tendencias que está más a la orden del día en pleno año 2020 es la que tiene que ver con la reducción del uso de plásticos. Se trata de una tendencia que es necesaria. Más que necesaria, urgente. La Tierra vive un momento crítico por algo mucho más peligroso que una pandemia: la contaminación que reside en nuestra capa de ozono y que ha hecho que nuestra calidad de vida, sobre todo en las grandes ciudades, se haya reducido de una manera bastante grande en un periodo de tiempo bastante reducido.

Viendo imágenes de nuestros mares y océanos, podemos comprobar como estas superficies se encuentran en un momento muy delicado, al igual que lo que sucede con la capa de ozono. Cuidar de ellas se ha convertido en algo que debe ser mucho más que una tendencia: ha de ser una obligación. Y si no lo es, tendremos un problema bastante importante, cuya solución no puede darse en un año o dos, sino que debe ser permanente. La verdad es que esto requiere de un esfuerzo titánico por parte de toda la sociedad, un esfuerzo que no solo debe venir de parte de unos pocos.

En España, estamos haciendo muchos esfuerzo en lo que tiene que ver con este asunto. Una noticia que fue publicada en el portal web Newtral aseguraba que España había reducido su consumo de plásticos en un 23% en un solo año, un avance que es de lo más interesante pero que debe ser solo un punto de partida en lo que tiene que ver con la apuesta de nuestro país por contribuir a la mejora del medio ambiente. No cabe la menor duda de que esta cuestión es de vital importancia para conseguir una mejor calidad de vida y que nuestra salud también se vea reforzada.

Una noticia que fue publicada en el diario El País hablaba de el caso particular de una persona que había reducido su consumo de plástico al mínimo. Este caso muestra que cumplir con este propósito no solo es posible sino que, además, es fácil. Hay que darle bombo a este tipo de casos para concienciar a la gente acerca de la necesidad y de la idoneidad de apostar por un nuevo modelo de vida, un modelo de vida más respetuoso con nuestro entorno y, a fin de cuentas, con todas las personas, animales y plantas que nos rodean y que, de alguna manera, juegan un papel importante en nuestra vida.

Una de las tendencias que más se está llevando a cabo en los últimos tiempos con el fin de mejorar el impacto ambiental de las acciones del ser humano es apostar por el plástico biodegradable. Nos han hablado de ello los responsables de una entidad como lo es Bioplásticos Genil, especializada en todo lo que tiene que ver con la fabricación de bolsas de este tipo de plástico. La verdad es que esta es una acción necesaria en nuestra sociedad y es evidente que sus impactos van a ser de lo más positivos para todas aquellas personas que habitamos el planeta.

Un material usado por cada vez más empresas

Muchas de las entidades que solían usar bolsas de plástico para sus clientes han cambiado su mentalidad en los últimos años y han empezado a apostar por materiales como lo son los plásticos biodegradables. Lo han hecho por una cuestión de responsabilidad social, un elemento de marketing que ya es realmente importante y que todas las empresas usan para mostrar su misión, visión y valores, su colaboración con los grupos desfavorecidos o su apoyo a las nuevas técnicas para combatir los desastres medioambientales, tal y como estamos viendo en este ejemplo.

Está claro que es necesario que todas las empresas, además de los particulares, empiecen a acostumbrarse al uso de materiales como de los que venimos hablando. Todas las aportaciones que se puedan ir sumando a esta causa deben ser bienvenidas. La Tierra, como hemos dicho, vive un momento crítico y debemos aceptar la ayuda de todos y todas, por pequeña que sea. Solo de la colaboración de todo el mundo puede salir algo positivo de todo esto, algo positivo ante lo que se nos avecina si no ponemos remedio a la tremenda contaminación generada por el ser humano.

Es una fortuna y una suerte que las generaciones más jóvenes estén tan interesadas en todo lo que tiene que ver con el cuidado del medio ambiente. Es una de las mejores armas de las que disponemos para mejorar el aspecto de nuestros mares, de nuestros ríos, de nuestros océanos. Y la verdad es que tenemos que aprovechar esa tendencia y luchar por cambiar las cosas. Porque cambiar esas cosas es posible por muy difíciles que parezcan las cosas a veces. Solo hace falta voluntad.