20 octubre, 2020

La salud dental mejora en España gracias nuestra imagen personal

La salud dental mejora en España gracias nuestra imagen personal

Cuidar de nuestra imagen y no solo ser guapos, sino parecerlo, es uno de los propósitos de una gran cantidad de personas en los tiempos que corren. A nadie le cabe la menor duda de que la evolución de la sociedad nos ha conducido de una manera inexorable a eso. La imagen es lo que más importa (podríamos decir que es lo único que importa) y cuidar de ella se ha convertido en la prioridad más absoluta para una cantidad tremenda de personas en todo el mundo. Y es que esto es importante no solo para llamar la atención de aquella persona que nos atrae, sino para, por ejemplo, una entrevista de trabajo.

Que el mundo se mueve por la imagen es algo que se ha convertido en mucho más que una tendencia en pleno 2020. Es algo que ya podríamos calificar prácticamente como una religión. No cabe la menor duda de que son cada vez más las personas que están preocupadas por este tema y que tienen necesidades que resolver a este respecto. Y es que no es para menos, sobre todo teniendo en cuenta que las empresas se fijan mucho en la imagen personal a la hora de contratar o no a alguien.

No nos extraña, por tanto, que haya tanta gente interesada en cultivar de una u otra manera su belleza. Una de las técnicas que son más seguidas es la de apostar por una sonrisa bonita, que es una de las cuestiones más efectivas para conseguir este propósito. Una noticia que fue publicada en la página web Clara indicaba que había un total de 30 trucos para apostar por esto en la actualidad. Sin embargo, al final del artículo se habla de la importancia que tiene, sea cual sea el truco que escojamos, el cuidar de nuestros dientes y hacer que no solo estén blancos, sino que presenten una salud completa.

Otro artículo, en este caso publicado en la página web Digital Sevilla, indicaba la importancia que tiene cuidar de nuestra sonrisa. El argumento que esgrime para demostrar esa importancia es el hecho de que la sonrisa es aquello en lo que nos fijamos en primera instancia al conocer a una persona y que eso, teniendo en cuenta la relevancia de las primeras impresiones a día de hoy, es de una relevancia capital. No es para menos. Desde luego, a nadie le disgusta tener enfrente una sonrisa bonita.

Los datos relativos a la salud dental de españoles y españolas están mejorando en los últimos tiempos, algo que aplaudimos y que nos hace respirar tranquilos después de unos años en los que nos hemos encontrado a la cola de Europa en este sentido. Desde la clínica dental Cuidadent nos han comentado que ese aumento por la preocupación de la salud bucodental se ha debido, eso sí, más a cuestiones de imagen y belleza que a las de salud. Sea como sea, lo importante es que los datos están cambiando y que eso va a hacer algo mejor la vida de la gente.

Mantener la tendencia, clave

Hay que tener cuidado con todo lo que rodea a las tendencias, y más ahora que parece que cada día existe una diferente. Es evidente que el cuidado de nuestra sonrisa es una cuestión positiva y que va a generar beneficios a las personas que apuesten por eso, pero hay que procurar concienciar a la gente de que eso no debe responder a un prototipo de belleza que esté vigente ahora, sino a una cuestión de salud, una salud que no ha de responder a tendencias sino que debe relacionarse más con rutinas y buenos hábitos.

Es evidente que una sintonía entre belleza y salud es ideal para todos y que, de alguna manera, apostar por una cosa conduce a la hora de manera irremediable. Pero lo cierto es que resultaría que alguien priorice la primera sobre la segunda, cuando el proceso debería ser el contrario. Todos los caminos conducen a Roma en este sentido, pero nunca hay que perder de vista que lo primero siempre ha de ser la salud y que es ella la que tiene que ser innegociable en todos y cada uno de los casos.

Una sonrisa es mucho más fuerte cuando la persona que la emite se encuentra en un perfecto estado de salud. Y eso es lo que debe considerarse como más importante. Es inevitable (y está bien, por descontado) apostar por la belleza como uno de los medios para tener mucha más confianza en nosotros y nosotras mismas, pero no cabe la menor duda de que jamás podemos dejar de lado un asunto como nuestro propio bienestar. Sería un error del que nos terminaríamos arrepintiendo más tarde o más temprano.