7 septiembre, 2020

Guía para el decorador amateur: como empapelar tus paredes con papel pintado

Guía para el decorador amateur: como empapelar tus paredes con papel pintado

Ya que el papel pintado se ha convertido en el favorito de la decoración en estos últimos años, es una muy buena opción si estás pensado en remodelar tu casa y quieres colocarlo en alguna estancia o pared y darle más vida.

Así que después de haber elegido el tipo de papel deseado: normal, vinílico, TNT; quieres colocarlo por tu cuenta para horrarte los gastos del servicio de un profesional, ApliService, expertos en trabajos de decoración y reforma, te explican como hacerlo:

1.      Prepara la pared

Para conseguir un acabado perfecto, el papel debe colocarse sobre una pared lisa. Algo que debes tomar en cuenta es que aunque si es verdad el papel tapará pequeños defectos, las grandes irregularidades por desconchones o por un acabado texturizado, como el gotelé, pueden estropear el resultado final.

Si tu pared es lisa, solo debes comprobar que esté en buen estado, es decir, que no haya partes que se desprendan o que no haya agujeros.

Por el contrario, si tu pared tiene gotelé, debes eliminarlo previamente. Puedes hacer un raspado con una espátula después de haber pulverizado agua sobre la pared. Aquí deberás tapar con masilla reparadora todos los desperfectos que hayan quedado, dejar secar y lijar. Ya que la superficie de yeso resultante es muy porosa, lo que puedes hacer es aplicar una mano de imprimación selladora o una cola especial para superficies porosas.

También, puedes cubrirlo, pasando un rodillo y alisando con espátula. Luego,  deberás dejarlo secar el tiempo recomendado por el fabricante y lijar las posibles marcas que hayan quedado. Ten en cuenta que ya que encima vas a poner el papel, no requiere un acabado tan perfecto como si fueras a pintar en liso.

Y por último, si tu pared ya estaba empapelada, deberás quitar la capa decorada del antiguo papel. Para esto, tienes que aplicar un producto quitapapeles con agua caliente para retirar la base. Es importante que quites esa capa decorada, especialmente si lleva una película vinílica protectora, para que el agua caliente y el producto quitapapeles penetren bien.

2.      Calcula el número de rollos que necesitas

La mayoría de los rollos de papel tienen unas medidas estándar de 10,05 m de longitud por 0,53 m de ancho, así que para calcular cuantos necesitas, debes hacer lo siguiente:

  • Mide la altura de la pared incluyendo el rodapié.
  • Divide la longitud del rollo por la altura de la pared para saber el número que necesitas.
  • Mide el perímetro de la habitación, sin tomar en cuenta puertas y ventanas.
  • Divide el perímetro de la habitación entre el número de largos que te salió antes.
  • Si el papel tiene dibujos que deban encajar, calcula que debes comprar un 10% más de papel, ya que siempre habrá desperdicio a la hora de hacer coincidir el estampado. Si, por ejemplo, es liso o de rayas, puedes cortar todas las tiras antes de empezar a trabajar.

Por ejemplo, si tenemos una habitación con un perímetro de 14 m y una altura de paredes de 2,50 m y queremos adquirir un papel pintado de medias estándar (10 x 0,53 m). Procedemos dividiendo la longitud de cada rollo por la altura de la pared: 10:2,50=4. Es decir, salen 4 largos de cada rollo. Luego, dividimos el perímetro de la habitación entre el número de largos por rollos: 14:4=3,5. En total, necesitas 3,5 rollos y al calcular un poco más tomando en cuenta los desperdicios que siempre hay, en verdad, necesitarás 4 rollos.

Es muy importante calcular con precisión la cantidad de papel que necesitas para poder empapelar todo el material en un miso momento y evitar pequeñas diferencias de tono.

3.      Empapela las paredes

Antes de empezar a empapelar, te recomendamos leer muy bien las instrucciones que proporciona el fabricante en el rollo, ya que cada producto tiene pequeñas diferencias a la hora de colocarlo. Luego, el proceso deberá seguir el siguiente:

  • Tienes que asegurarte que el primer pliego de papel está perfectamente recto, porque si no, irá mal todo el trabajo. Para esto, puedes marcar una línea vertical en toda la pared.
  • Encola la pared con la brocha y si te sales de la marca o manchas una zona que quieras dejar sin papel, solo tienes que limpiar con un trapo humedecido en agua caliente.
  • Una vez encolada la pared, enrolla el papel al contrario de cómo venía, para que no tengas que luchar con que se enrolla mientras lo estás colocando. También puedes aplicar un poco de cola en el reverso del papel, de forma que puedas hacer varias pruebas hasta colocarlo correctamente.
  • Coloca la tira de papel en la parte alta de la pared, presiona y ve desplegando el rollo hacia abajo, pero solo hasta la mitad. Aquí, debes pasar un cepillo seco por la superficie para que se adhiera a la cola y no se hagan burbujas.
  • Sujeta el resto del rollo replegado y no lo sueltes hasta que la parte superior de la tira esté bien pegada, asegurándote de que no quedan arrugas ni bolsas de cola.
  • Cuando pases cerca de los cercos de las ventanas y puertas debes ser cuidadoso al hacer los remates. Sobrepón el papel 2 o 3 cm por encima y aplícalo a la pared; pasa el cepillo por encima para que fije bien la cola y remata usando unas tijeras. Te recomendamos dejar un pequeño margen a lo largo y ancho y lo rematas después.
  • En el caso de los enchufes e interruptores, es aconsejable que retires el embellecedor y empapeles hasta el borde de la caja de mecanismos.
  • Corta el papel junto al cerco de la ventana o puerta con un cúter o cuchilla nueva.
  • Si el papel tiene dibujo, debes seguir la secuencia cuando pongas la siguiente tira. Para lograrlo, lo mejor es que acerques el rollo entero a la pared y lo muevas hasta encontrar el punto en que coinciden.
  • Desliza la mano hacia abajo por encima del papel hasta llegar al suelo. Haz en él una marca un par de centímetros más abajo del borde del rodapié. Colócalo sobre la mesa y corta la tira.
  • Es muy importante que pongas bastante cola en el encuentro entre dos pliegos de papel para evitar que se despeguen con el tiempo.
  • Si manchas un poco el papel, no te preocupes. Se limpia con solo pasar un paño húmedo por encima.
  • Debes cuidar que una tira de papel no se monte encima de la otra. Pon el papel sobre la pared encolada, ligeramente separado de la tira anterior y ve acercándolo hasta unirlo.
  • Mientras la cola esté húmeda tienes un poco de tiempo para corregir errores, como por ejemplo, si has montado un pliego encima de otro, puedes levantar el papel y volver a colocarlo antes de que seque el adhesivo.
  • Pasa el rodillo por las juntas para pegarlas perfectamente y que no se noten.
  • Por último, utiliza una regla metálica o ayúdate con un listón de madera para cortar el exceso de papel sobre el rodapié y en el encuentro con el techo. Repite este procedimiento con el resto de las paredes.
  • Deja secar de 4 a 6 horas y tienes listo tu empapelado.