8 junio, 2020

Disfrazarse, una tendencia que no pasa de moda

Disfrazarse, una tendencia que no pasa de moda

Cuando nos ponemos a pensar en los disfraces, lo más normal es que se asocien con la fiesta y el pasar un buen rato. El caso es que no se suele hablar del trasfondo psicológico existente. ¿Cuál es el motivo por el que el ser humano se disfraza?

¿De qué podemos disfrazarnos?

A la hora de elegir disfraces, la denominada cultura popular tiene gran influencia y es sensible a las modas imperantes en cada momento. Algunas de los más interesantes provienen de las series de mayor popularidad, políticos que causen cierta polémica, o nuevos famosos. Como nos aseguran desde Disfrazarteshop, aunque hay algunos personajes que repiten protagonismo, no hay que olvidar que constantemente aparecen nuevos personajes susceptibles de ser atractivos para ser motivo de disfraz, por lo que el abanico de opciones es importante.

¿Cuáles son las razones por las que nos agrada disfrazarnos?

Cada cierto tiempo, los días de fiesta suelen interrumpir el flujo que establece la vida cotidiana y es un magnífico momento para gozar de la espontaneidad y pasar un buen rato.

Al disfrazarnos, como dicen muchos especialistas, nos desinhibimos de la rutina y liberamos tensiones, razón por la que para muchas personas es una experiencia de lo más placentera.

El que pueda gustarnos el disfrazarse más o menos va a depender de la combinación de 2 factores, el valor cultural y el comportamiento aprendido.

En el momento de disfrazarse, se produce un terreno de irrealidad donde todo se permite y se pueden hacer un tipo de comportamientos sin límites ni penalizaciones.

Por lo general, cuando nos vamos a disfrazar, se hace en un contexto en el que nuestra vestimenta se escapa de juicios.  Estamos jugando y el resto de personal nos debe seguir el juego.

¿Puede pasar a ser disfrazarse una decisión poco sana?

Cuando una persona que no es parte de un grupo o de un contexto cultural necesita disfrazarse a menudo y compulsivamente, es algo que debe preocuparnos.  Disfrazarse es sano, pero no debemos depender de algo como puede ser un disfraz para poder comportarse como uno es.

Los problemas aparecen cuando el personaje se traslada al personaje o fantasía a nuestro día a día, pudiendo fingir el ser una persona que no se es, lo que puede poner en peligro lo que es nuestra propia persona.

No tenemos que esperar a que nos encontremos en Carnaval para llevar la máscara puesto, puesto que solemos hacerlo en nuestra vida diaria con los amigos, familia o en el trabajo. La máscara del día a día es un disfraz que podemos catalogar como invisible con el que podemos interpretar un papel que para desenvolverse en el mundo social.

En el momento en que nos quitamos la máscara que nos impone la sociedad, nos vamos a liberar de la denominada autocensura.

Existen hombres que pasan a disfrazarse de mujer para que aflore su lado femenino sin el miedo a poder ser juzgados.

La liberación de las conductas reprimidas es un hecho

Muchas veces los disfraces suelen ser réplicas de los estereotipos y de los roles de género establecidos, donde hay disfraces hipersexualizados para las mujeres o donde vemos una alta segmentación de las profesiones.

En los Carnavales podemos ver cómo se romper muchos estereotipos y ver cómo mucha gente opta por disfrazarse del sexo opuesto, por lo general hombres que se disfrazan de mujeres.

Todo esto sucede porque los disfraces son de gran ayuda en la reproducción de las conductas que nos apetecen. No olvidemos que en la sociedad se suele castigar el que una mujer tenga una actitud de fortaleza y que un hombre pueda tener un comportamiento de mayor suavidad.

El caso es que disfrazarse de mujer es una alternativa divertida, donde puede vacilarse, seducir, echarle humor y poder realizar las típicas expresiones corporales que de otra manera no podríamos hacer.

Disfraces, sexualidad e introspección

Si se entiende el disfraz como una manera de expresión o de liberación de las conductas reprimidas, muchos sexólogos defienden que pueden servir de gran utilidad para la exploración de nuestra sexualidad.

En la vida sexual, disfrazarse puede ser bastante útil para:

  • Se rompe con la monotonía
  • Podemos experimentar con nuestras fantasías sexuales
  • Generamos más confianza, intimidad e incluso complicidad con nuestra pareja
  • Se olvidan factores como el miedo, la vergüenza o el pudor

Podemos concluir en este sentido diciendo que el disfrazarse tiene importantes beneficios, para el bienestar emocional, pues vamos a liberar una serie de aristas de nuestra personalidad y que de otra manera pueden quedar reprimidas, también en campos como el de la sexualidad, por lo que vamos a poder conocernos más en el proceso de disfrazarse.

Los disfraces más populares

En los pasados carnavales  pudimos notar una tendencia clara en el sector de los disfraces. Podemos ver como los personajes de temática sobre series o películas son bastante destacados. El caso es que hay ciertos productos que cada cierto tiempo salen y que tienen cierto protagonismo en cuanto a las modas.

En este año tuvimos al “Satisfayer”, que es un juguete erótico que se ha agotado en la mayor parte de las tiendas en las pasadas navidades.

Vamos con algunas de las propuestas más interesantes y de rabiosa actualidad:

Propuestas de lo más divertidas

Satisfayer

Está siendo toda una moda como decimos, y no deja de ser una funda de color rosa que tiene un agujero en la cara. Estamos ante el disfrazo de este año. Una buena forma de acudir a una fiesta con este traje, especialmente si se elige en tono rosa chicle.

Comprar Disfraces hinchables

No solo vale ya con disfrazarse con la clásica peluca o maquillaje. Ahora están los disfraces que tienen hinchables incorporando. De hecho, existen modelos de lo más divertidos y originales. Los hay de SuperMario, de dinosaurios o de unicornios.

Propuestas de series y películas

El Joker

Uno de los malos, más malísimos de la historia del comic y del cine es el Joker, el que es gran rival de Batman se ha hecho aún más famoso si cabe después de esta precuela que protagonizó el oscarizado Joachim Phoenix.

Con el gran éxito que tuvo en su estreno en otoño el pasado año, este loco payaso es de los disfraces que más se buscan a la hora de disfrazarse. Un personaje complejo, pero de gran impacto. Además de su disfraz, también necesitas encontrar una peluca verde y su maquillaje característico.

La Casa de Papel

Esta serie tan famosa ha hecho que el disfraz del ladrón esté siendo uno de los más demandados. Netflix ha conseguido dar un auténtico petardazo en su distribución, por lo que el clásico ya mono rojo con la máscara del bigote y la metralleta es todo un top en las ventas, cuando abordamos cualquier ranking sobre los disfraces más vendidos.

El Cuento de la Criada

Una distopía que creo la escritora de origen canadiente Margaret Atwood, la cual pasó a ser todo un verdadero éxito. En tres temporadas la capa roja con la copia blanca de las mujeres que están obligadas a una esclavitud sexual ha pasado a ser un verdadero éxito del feminismo, el cual ya es un clásico de cualquier fiesta de disfraces actual.

INFANTILES:

PJ Mask

En este caso los encargados son Amaya, Connor, y Gregg los que se ponen los pijamas, activan sus amuletos de animales y pasan a convertirse en Catboy, Gekko y Owlette en la noche, donde pasan aventuras de o más emocionantes propias de superhéroes.

Por todo ello, a nadie le extrañar que al público infantil les encantes estos héroes y deseen llevar sus trajes de color azul, verde y rojo.

Frozen 2

El estreno de la que fuera segunda película de Frozen antes de la época navideña hizo que los pequeños se volviesen locos por el film. Las películas de Disney son todo un gran éxito, donde queda patente el buen trabajo del coloso de la animación. Su merchandising está a la altura y ha logrado que se vendan muchísimo.

No olvidemos los años que lleva vendiéndose el vestido azul cielo con brillantes que lleva Elsa, la reina del hielo.

Buzz Lightyear

El estreno de la cuarta película de la saga de “Toy Story”, ha hecho que un buen número de niños quieran ir con los mismos trajes que sus personajes favoritos. Como es lógico,  el astronauta Buzz y el vaquero Woody van a ser algunos de los que más se demanden.

Mini Joker

Antes hablábamos de esta película que ha gustado tanto al público adulto, pero de la misma forma también al público infantil. Por este motivo, muchos pequeños nos van a solicitar que les compremos este disfraz del antihéroe más admirado. Como antes decíamos. Hay que comprar pintura de color verde para el pelo, base de maquillaje de color blanco y pintura de color rojo y verde para la cara. No nos debemos olvidar de la metralleta.

Harry Potter

Hace ya años que se estrenó Harry Potter, pero este mago sigue siendo una opción que suelen elegir los niños, de hecho ocupa los puestos más altos generalmente en portales como puede ser Amazon o en las principales tiendas que se dedican al sector de los disfraces.