8 noviembre, 2022

Cómo solucionar las humedades

Cómo solucionar las humedades

Un nivel alto de humedad en nuestra casa afecta no solo a personas que sufren congestión nasal y otros padecimientos, sino a las mascotas y hasta a nuestros bienes: libros, muebles de madera, ropa…Por eso es importante que aprendas a reducir estos niveles de humedad y a mantener la misma controlada.

Desde PLANIT nos informan que se considera elevado un porcentaje de humedad en interiores que supere el 60%. “La supervivencia de virus que se transmiten por el aire se minimiza en ambientes entre 40 y 60% de humedad. De la misma manera, los ácaros y hongos se reducen cuando está por debajo del 50%”.

Estos son algunos consejos que puedes seguir para reducir la humedad de tu casa

Mantén tu hogar ventilado

Es necesario mantener una ventilación correcta en todas las habitaciones de nuestra casa. Y más aún, esta regla debe seguirse zonas en las que puedas tener problemas de humedad. Puedes utilizar como ayuda el aire acondicionado en donde no llegue demasiada ventilación natural. Cuidado con abusar del aire. Es recomendable que el aire que respiramos esté algo húmedo para prevenir enfermedades pulmonares.

Localiza los focos de humedad

Si encuentras una zona de tu casa en la que la humedad sea demasiado elevada, deberías buscar la causa de este problema y eliminarlo, ya sea de manera personal o llamando a un especialista. Por lo general, cuando hay caños rotos o fugas de agua en lugares que no están a la vista, nuestras paredes se ven afectadas, y poco a poco, comenzarán a oscurecerse.

Es importante que sepas que, si no solucionas estas filtraciones rápidamente, tendrás un problema no solo para quitar la humedad en casa, ya que la situación podría empeorar hasta provocar inundaciones.

Hazte con un deshumificador

Se trata de un electrodoméstico ideal para eliminar la humedad en casa, sobre todo en regiones lluviosas o frías, donde el problema suele darse a menudo, ya que no existe la posibilidad de ventilar permanentemente como en otras áreas. De esta manera si tienes un problema de humedad, puedes recurrir a este aparato, para que absorba y drene el exceso de humedad sin complicaciones.

Utiliza sal

La sal puede convertirse en una de nuestras mayores aliadas a la hora de acabar con la humedad. Se trata de un elementos con gran capacidad de absorción. Esta solución se puede llevar a cabo de una sencilla manera:  Coloca la sal en el recipiente, en un rincón o pasillo, y tras un par de días, ésta habrá absorbido una gran parte de la humedad. Cuando la sal esté muy húmeda e incluso ennegrecida, es hora de cambiarla.

Extractor de aire

Puedes colocar un extractor de aire tanto en la cocina como en el baño. Cuando cocinamos o cuando nos duchamos, se genera una gran cantidad de humedad que podría arruinar nuestras paredes.

Cuidado al tender la ropa

Cuando hagas la colada, tiende la ropa fuera para que se seque. Si la dejas dentro de la habitación, su humedad se transmitirá al resto de la habitación.

No abuses de las plantas

No acumules demasiadas plantas en una misma habitación. Esto facilita la producción y conservación del vaho, que es el vapor que desprenden ciertos elementos.

Controla la temperatura de la calefacción

La temperatura de la calefacción nunca debería superarlos 20°C, ya que esto facilita que aparezcan humedades y manchas.

Presta especial atención al baño

Los cuartos de baños son espacios donde se acumula mucha humedad. Seca bien el suelo después de ducharte y ayuda a mantener la humedad correcta con un extractor de aire.

Aprovecha la luz solar

Es importante que también tengas en cuenta la iluminación natural y las corrientes de aire en casa. Las ventanas y puertas deben orientarse de manera que favorezcan la entrada de luz solar. De la misma manera, también puedes pensar en redistribuir los muebles para facilitar que el aire circule por tu hogar.

Coloca absorbentes en el armario

Hay diferentes propuestas comerciales de este producto. La mayoría compuestos por gel de sílice o cloruro de sodio. Se recomienda colocarlos en espacios pequeños como armarios o habitaciones que no superen los cuatro metros cuadrados.

Si tras seguir todos estos consejos todavía te preocupan las humedades de tu hogar, lo mejor será que contactes con un profesional.