26 mayo, 2020

Asesores laborales, la mejor ayuda para implementar las medidas de seguridad contra el coronavirus en las empresas

Asesores laborales, la mejor ayuda para implementar las medidas de seguridad contra el coronavirus en las empresas

En una situación como la que nos ha tocado vivir en este 2020, la verdad es que cualquier prevención que podamos hacer es poca. La gente ha vuelto a empezar a trabajar después de los meses de confinamiento absoluto que nos ha tocado pasar, pero la verdad es que las medidas de seguridad son extremas y tienen que realizarse a rajatabla so pena de hacer que la pandemia recrudezca sus efectos en los próximos meses. Y es que esta situación nos ha afectado a todos de una o de otra manera.

La información, en muchos casos, no termina de ser clara y no todo el mundo tiene claro qué es lo que puede hacer y qué no en su negocio. Dentro de una empresa, hay que proteger a los empleados de una manera más grande que nunca y es evidente que eso implica cambios en los momentos en los que nos encontramos. Adaptarse lo más rápido posible a esos cambios es de una vital importancia para evitar que se sigan produciendo contagios y que, por ende, la situación sanitaria en nuestro país se estabilice todavía un poco más. De lo contrario, seguiremos teniendo problemas de esta índole durante muchos meses más.

Son muchas las empresas que han tenido que echar mano de asesores laborales para conocer de primera mano qué tipo de medidas era necesario tomar para prevenir y evitar contagios dentro de sus instalaciones. Muchas han tenido que adoptar medidas destinadas a promover el distanciamiento social. Otras han tenido que mandar a teletrabajar a su gente a casa. Otras, por desgracia, se han visto obligadas a hacer un ERTE. Los profesionales de Trámites Fáciles Santander nos han comentado que, en los últimos meses, sus clientes les han trasladado situaciones de todo tipo y que van destinadas a salvaguardar la salud de sus empleados y la de su negocio.

El portal web de USO, la Unión Sindical Obrera, informaba de algunas de las medidas que han promulgado las autoridades sanitarias en los últimos meses que, entre otras, son las siguientes:

  • Es necesario mantener la distancia interpersonal.
  • Hay que evitar el saludo físico con la mano, entre otros tantos de este tipo.
  • Es imprescindible no utilizar equipos usados por otros empleados.
  • Facilitar el trabajo al personal de limpieza es elemental para que no se produzcan contagios.
  • Hacer todo lo posible por no tocarnos los ojos, la nariz o la boca, las principales vías de acceso del coronavirus a nuestro cuerpo, resulta de una utilidad enorme.

Una nota de prensa publicada por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social informaba de algunas de las buenas prácticas en los centros de trabajo frente a la llegada del COVID-19. Destacan, entre otras, las siguientes especificaciones:

  • La distancia interpersonal y la higiene estricta seguían siendo ejes fundamentales para tratar de lidiar contra la pandemia.
  • En caso de que se hayan detectado síntomas o de haber tenido contacto con afectados, hay
  • Los equipos de trabajo deben permitir cumplir con las actividades y los trabajos a desarrollar.
  • Hay que tratar de realizar mecanismos de control de acceso en las entradas.

Estas medidas no se van a levantar enseguida

El que esté pensando que este tipo de medidas se van a reducir de cara a los próximos dos o tres meses está realmente equivocado, porque la realidad es otra bien distinta. Estas medidas van a seguir estando vigentes en el largo plazo porque, por fin, parece que hemos comprendido la importancia de prevenir la expansión de una epidemia y porque sabemos que pueden ser efectivas para cumplir con ese objetivo. Se trata de medidas necesarias e imprescindibles que pueden hacer que nuestra vida, en resumidas cuentas, sea mucho más segura.

Por tanto, lo mejor es que las personas y las empresas empecemos cuanto antes a familiarizarnos con todo lo que tiene que ver con este tipo de medidas. Y es que es probable que, a medida que evolucione la situación, se especifiquen nuevas medidas o se adapten las que ya existen. Todo sea por la salud pública y por la seguridad de todas y cada una de las personas que habitamos este mundo en estos tiempos de zozobra.

Está claro que, en algún momento, dejará de ser necesario hacer de estas medidas algo de obligado cumplimiento. Es una tendencia que sí, será pasajera, pero que estará con todos nosotros y nosotras durante una buena cantidad de tiempo. Nos toca cumplir y aportar nuestro granito de arena para que todo salga bien y podamos recuperar cuanto antes la normalidad más absoluta. Sería uno de los máximos logros que nos podemos plantear en los tiempos tan extraños que nos ha tocado vivir en este 2020. Es hora de ponernos manos a la obra para tratar de conseguirlo.