26 noviembre, 2015

Una moda un poco peculiar

Una moda un poco peculiar

En este blog todos sabemos que las modas llegan a todas partes, da igual donde vivas porque seguro que allí habrá una moda, la que sea, pero de lo que no me esperaba hablar aquí es de la moda para perros. Impresionante pero cierto. Hay moda para mascotas y lo último de lo último de cara a este invierno con estos abrigos para perros pequeños. A ver, graciosos son pero… ¿son necesarios?

Aunque claro, si nos paramos a pensar en lo que es o no necesario dentro de la moda pues acabaríamos con la seguridad de que cualquier cosa para vestir nos vale y el resto son tendencias y caprichos ¿o no?

El caso es que si tenéis un perro pequeño friolero podéis llevarlo a la moda este invierno gracias a Mydogbcn y su tienda online porque puedes comprar desde casa cualquiera de sus productos y recibirlo cómodamente por mensajería.

Personalmente, aunque no estoy en contra, me parece una sobrenada tontería porque los animalitos ya tienen su pelo para abrigarse, que la naturaleza es muy sabia, pero bueno, supongo que si esto es cuestión de modas y tenemos lectores con “perritos pijos” pues también debemos pensar en ellos así que ahí va mi recomendación: no busquéis el rosa o el azul como si el perro fuera un bebé o algo así, id hacia los abrigos negros o grises porque con más neutros y le quedarán mejor al animal tenga el color de pelo que tenga. También hay un modelo en Mudogbcn de color rojo que tiene buena pinta, pero yo iría a por los colores neutros.

Lo más gracioso de todo esto es que tengo amigos y conocidos que están hablando de que van a comprarles abriguitos nuevos y correas o collares para regalo de navidad. En serio, ¿ahora también hacemos regalos navideños a los perros? Pues yo no sé los vuestros pero mi perro es mucho más feliz con un chuletón o con las sobras de la comida que con un collar nuevo así que si nos ponemos así al final lo que voy a hacer es envolverle un  buen taper de carne recién cocinada para que abra y destroce el paquete el día de Navidad y pueda comerse el festín.

Pero es que hay gente que está muy loca. Eso o tiene tanto dinero que no sabe cómo gastarlo y decide derrocharlo en su perro aunque si yo estuviera en su caso preferiría donarlo a una ONG o gastarlo en comida para enviar a países subdesarrollados o con problemas, que falta les hace esa ayuda. Pero bueno, tampoco puedo ir juzgando por ahí lo que hacen los demás ¿no? Así que supongo que el hecho de que una joven se gaste más de tres mil dólares en los regalos de navidad de sus perritos es algo en lo que no debo meterme. Pero alucinar, alucino.

Si leéis el artículo al que os redirijo veréis de lo que os hablo. La chica se gastó 1892 dólares en dos camitas para sus mascotas, 320 dólares en collares de cristal Swaroski, 720 en vestiditos, 400 en juguetes y 300 en accesorios varios como cepillos de pelo y broches.

Lo dicho: Impresionante.

Deja un comentario