11 enero, 2017

Modas a los 60 años

Modas a los 60 años


¿Quién dice que las modas son cosas de los jóvenes? Las modas, como muchas cosas en la vida, no tienen edad. Por eso, no hay que llevarse las manos a la cabeza cuando vemos a ancianos con un estilo muy personal a la hora de vestir, de caminar o simplemente de actuar. Los tiempos han cambiado y hay que adaptarse a ellos.

Actualmente, la población que envejece se ha incrementado notablemente. El aumento de la esperanza de vida de la población hace que cada día la gente viva más años, pero su relevo natural, los nacimientos, no se incrementan en la misma proporción, por lo que los mayores ganan la partida a los jóvenes.

Dicen los datos que en 2052, los mayores de 64 años se incrementarán un 89 % con respecto a 2012, lo que representa 7,2 millones de personas más. Por todo ello, marcas y empresa ya empiezan a ver en los ancianos a un grupo de población muy apetecible. Cambios en la sociedad que tienen que ser analizados.

  • Por ejemplo, la ropa para personas mayores ya no tiene nada que ver con la que se hace años. Este colectivo sale de fiesta, se divierte y como todos, les gusta verse guapos. Pantalones, camisas, vestidos…se tienen que reinventar para amoldarse a ellos.
  • Las residencias geriátricas tampoco son lo que eran antes. Solo hay que darse una vuelta por  estas residencias de ancianos en Barcelona para comprobarlo. Benviure es una residencia con 8 micro residencias internas con cocina propia, lavandería, médico las 24 horas al día, 6000 metros cuadrados de jardines con horario de visita abierto y fisioterapia, animación y talleres de memoria diarios.
  • Los viajes han cambiado las conductas de nuestros mayores. Ahora no hay que esperar a verano para viajar, ellos lo hacen durante los doce meses, por lo tanto nos tendremos que adaptar a sus necesidades.
  • Las redes sociales también han provocado un cambio en los hábitos de los mayores. Se sienten dentro de la red y lo utilizan para viajar, recuperar viajas amistades e incluso ligar.
  • Dentro de 30 años habrá personas mayores, pero está claro que no serán como las actuales. Vendrán de un mundo diferente, serán conocedores del marketing, de las nuevas tecnologías, todo un mercado por descubrir.

En resumen, el envejecimiento de la población es un hecho, pero para nada negativo. Lo que hay que hacer es adaptar los productos y los servicios a sus necesidades. Pero el envejecimiento no está reñido con las modas.

Deja un comentario