22 Diciembre, 2015

Los buenos coches están de moda

Los buenos coches están de moda

A todos nos gusta presumir. Y nos jactamos y nos enorgullecemos de aquello que se ve, por eso llevamos siempre unas marcas que se aprecian a lo lejos en la ropa o tratamos de tener la casa siempre ordenada cuando vienen las visitas. Pero si hay algo en lo que los españoles estamos de acuerdo a la hora de fardar es al comprarnos un coche. Aquí siempre queremos lo mejor, lo más elegante y llamativo, un gran motor y unas prestaciones que muchas veces no podemos pagar y necesitamos traer de fuera con una empresa como esta de transporte de vehículos internacional.

Y es que por mucho que nos guste fardar de coche, se trata de un artículo de lujo que no vale dos perras precisamente. Comprar un vehículo es golpe muy grande para la mayoría de los bolsillos y más para aquellos que no se conforman con algo de categoría media o tirando a baja, como suele ocurren entre los españoles. Todo el mundo sabe que un coche es un artículo que difícilmente se revaloriza con el tiempo y al que dudosamente le sacaremos algo de dinero. Ni siquiera suele pasar esto con los coches antiguos, ya que aunque en España sean algo escaso y difícil de conseguir, traer un coche histórico de países como Francia o Alemania es muy sencillo y más barato, ya que se generalizaron mucho antes que en España.

coche

Presume de coche, aunque tengas que comprarlo en el extranjero para tener el modelo de tus sueños. Con el transporte internacional de vehículos es muy sencillo.

Esto es lo que ocurre con los coches de alta gama a nivel europeo y vamos a ver por qué. Es cierto que en España han subido las ventas de coches por encima incluso del 25 por ciento, pero mucha gente se está teniendo que decantar por marcas de perfil bajo para poder comprarse un coche nuevo, y tiene también que ver con que estamos a finales de año y los concesionarios han de ajustar sus números y balances, por lo que es más fácil apretarles a la hora de lograr un mejor precio de venta. Y no nos olvidemos tampoco de que ha coincidido esto con la popularización en España del black Friday.

Pero si queremos tener un buen coche y nuestros bolsillos no están dispuestos a pagar una gran cantidad por él, lo más práctico es hacer como con los autos históricos, traérnoslo de un país que económicamente esté más fuerte que el nuestro. En lugares como Francia, Suiza, Luxemburgo, Austria o Alemania, las rentas son mucho mayores que en España y los sueldos permiten darse ese tipo de lujos y cambiarlos con mayor frecuencia que en nuestro país, donde tenemos un parque móvil que tiende cada vez más a envejecerse. Es por esto que sus dueños venden este tipo de coches mucho más nuevos que si los comprásemos en España, y podemos hacernos con el vehículo de nuestros sueños a un precio mejor que aquí.

¿Y cómo hacemos para traerlo luego para España con nosotros una vez lo hayamos adquirido? Pues lo mejor es contratar una empresa de transporte de vehículo internacional. Nosotros os recomendamos que tiréis de TransThalia, una pequeña empresa dedicada exclusivamente al transporte internacional de vehículos de importación, que ofrece un servicio eficiente y económico de traslado de coches y motos de subida para gente que tiene un trabajo fuera de España o que necesita mover el vehículo entre países.

Disponen de una flota de camiones porta coches propia con la que realizan rutas semanales de transporte de coches y motos por carretera a países como Alemania, Bélgica, Holanda y Francia. También hacen cargas completas.

El objetivo de esta empresa de transporte de vehículos por carretera es la prestación sus servicios con la máxima calidad y rapidez, ofreciendo a la vez los mejores precios del mercado. Sus profesionales realizan un servicio integral de recogida y transporte de vehículos nacional e internacional, que garantiza que el cliente recibirá su coche o moto en el plazo acordado y en perfectas condiciones, sin que os tengáis que preocupar por traer hasta casa el vehículo que hayáis comprado y, todavía mejor, sin tener que viajar en caso de que os fieis de comprarlo a través de la red, por ejemplo, sin ir a visitarlo.

Deja un comentario