31 diciembre, 2016

Las autoescuelas ya no son lo que eran

Las autoescuelas ya no son lo que eran

Llevo varias décadas trabajando en el sector de las autoescuelas y la verdad es que el sector ha dado un cambio progresivo que ha ido incrementándose en los últimos años. La tecnología fue en las dos últimas décadas entrando de forma progresiva con Internet, pero ahora se ha convertido en algo fundamental, llegando a realizarse el teórico por ordenador.

La tecnología se ha impuesto en el sector

Antes los alumnos se estudiaban el teórico como loros y solían repetirse demasiado los exámenes, ahora todo ha cambiado y se hizo más complicado el aprobar. En muchos casos los alumnos prefieren prepararse el teórico en su propia casa haciendo test y no asistiendo todo lo que deberían a las clases teóricas.

La verdad es que ir a clases de teoría suelen tener buen efecto para los alumnos, pero no debemos rasgarnos las vestiduras cuando decimos que se puede aprobar perfectamente sin haber ido a ninguna clase. Aunque no seré yo el que diga que el teórico no vale para nada (no es así), sí que es cierto que muchas cosas que se aprenden no valen para demasiado, caso de medidas e incluso hay algunas señales que rara vez se ven, pero es un trámite que hay que pasar para poder pasar a la fase práctica.

Los alumnos que sí que van a las aulas teóricas, sí que demandan, como es lógico mayor comodidad. Recuerdo que antiguamente, que tuviese el aula aire acondicionado no era algo fundamental, ahora es bien distinto. Hablando de todos estos temas, el año pasado tomé la decisión de renovar mi autoescuela.

Como decíamos antes, la tecnología ha revolucionado el sector y decidí emplear una parte de lo que antes era la amplia entrada para renovar y aumentar el número de ordenadores para que los alumnos pueden ensayar mucho con el apoyo constante de todos los profesores.

Para los equipos informáticos compramos unos de último modelo en una tienda informática que se encuentra en nuestra misma calle, una manera de cooperar con el impulso al pequeño comercio por el que abogamos. En cuanto al aire acondicionado, estuvimos viendo tiendas por la red y terminamos recurriendo a Eco-Cima, que contaba con un amplio catálogo de opciones. Queríamos solucionar el problema que teníamos con un equipo que nos ha dado más fallos que alegrías.

En esta ocasión, nos dejamos de comprarlo en una grande superficie y optamos por una tienda especialista como esta. Las opiniones en Internet eran bastante buenas y les pedimos un equipo que fuera fiable y de buena calidad, dejando claro que preferíamos pagar algo más, pero que realmente no tuviésemos problemas.

Realmente, nos dimos cuenta con las averías sufrías del último equipo de aire, que da mala imagen y que hace que los alumnos dejen de venir a clase cuando no funciona el aire acondicionado. Es algo entendible, ya que hacer test y test o atender en una clase de teoría con un calor sofocante, no es lo más adecuado.

Así que ya sabes, si tienes un negocio, no tengas pereza en asumir cambios o tendrás que adaptarte a la fuerza.