24 octubre, 2015

La visita al dentista como rutina de belleza

La visita al dentista como rutina de belleza

Hay algo que nunca pasa de moda, y toquemos madera porque nunca lo haga: la salud dental y la higiene de nuestra boca. ¡Qué horror si de repente todos saliésemos a la calle con nuestros dientes sin cepillar y con un cuidado escaso de la boca! Lo cierto es que, con esto de las modas, nunca se sabe, pues cada día conocemos una tendencia nueva y extravagante que ha surgido en cualquier lugar del mundo. Sin embargo, en nuestras fronteras todavía se sigue estilando la visita a la clínica dental en Barcelona, Madrid o cualquier ciudad que se nos ocurra. Y en eso, esperemos que nada cambie. Para la limpieza dental y la salud de nuestra boca, viva la homogeneidad.

Los dientes son una de las partes del cuerpo que, si cuidamos bien y no nos empeñamos en destrozar, más pueden llegar a resaltar nuestra belleza. A menudo, cuando vemos en la televisión o las revistas y magazines los reportajes sobre los desfiles de moda o photocalls de actrices y actores, una de las partes del cuerpo en la que siempre nos fijamos es la dentadura. ¿Por qué? Muy sencillo, porque una dentadura sana y bien cuidada ilumina el rostro y contribuye a generar una belleza más radiante y resplandeciente.

La tendencia contraria, en cambio, provoca una sensación que bien podría englobarse en nuestra sección shameful. No hay nada que afee más a una persona que una dentadura que se aleja del blanco (ya no decimos del blanco impoluto y radiante con el que muchos famosos sorprenden) y que muestra unos dientes amarillentos que dan sensación de suciedad al instante. La visita al dentista y la constancia en el cuidado de nuestros dientes es algo primordial a la hora de dar buena imagen.

Hace unos días veía una presentación del reciente estreno cinematográfico del cineasta español Alex de la Iglesia. Los actores y actrices de Mi gran noche (España, 2015) desfilaban uno detrás de otro en la alfombra roja instalada en un cine de Barcelona para la premiere del film en la capital catalana. Todos tenían algo en común, además de su participación en la obra: lucían una sonrisa blanca e impoluta. Automáticamente me puse a pensar en los preparativos que habrían tenido lugar para acudir a la fiesta: pruebas de vestuario, peinado y peluquería y, seguramente, habrían acudido a alguna clínica dental en Barcelona en la que poder realizarse un blanqueamiento dental con el fin de que esa sonrisa luciese siempre perfecta en la gran noche catalana del film. Posteriormente, volví a ver a los actores en la Gran Vía de Madrid y en otros lugares, acompañando la gira de presentación del film, destinado a hacer una gran taquilla en nuestro país. Y todos –Blanca Suárez, Hugo Silva, Carolina Bang, Mario Casas, Pepón Nieto o Carmen Machi, entre otros– alardeaban silenciosamente de sonrisa profident.

En efecto, uno de los puntos clave en toda rutina de belleza es el de la visita al dentista. El cuidado, revisión y correcto mantenimiento puede evitar posteriores problemas a tratar, como pueden ser las ortodoncias, la colocación de prótesis dentales o, en última instancia, la necesidad de instalar un implante dental que sustituya a alguna pieza que ya no tuviese una solución menos drástica. Sin embargo, si nos vemos en la necesidad de tomar esta medida, lo mejor es dejar nuestra salud dental en manos de los mejores profesionales. En Barcelona, ya que hablamos de la Ciudad Condal, existen numerosas clínicas dentales especializadas en todo este tipo de intervenciones, así como en el cuidado y revisión de las piezas dentales. Una de las más destacadas, recomendada por buena parte de estos nombres de la “farándula”, es la clínica dental Garriga, que desde hace casi medio siglo tratan todas estas problemáticas desde el punto de vista profesional y humano más elevado. Una clínica que, además de todas estas operaciones, se distingue por otras especialidades como la cirugía dental, la gerodontología, enfocada en nuestros mayores y sus problemas dentales específicos; la radiología, la creación personalizada de protectores para el deporte, etc. Porque pese a los problemas que cada uno pueda tener, ninguno merece llevarse con él una radiante sonrisa.

Deja un comentario