7 Abril, 2017

La moda del bullying llega también a la Universidad

La moda del bullying llega también a la Universidad

¿Sabéis lo que es una moda odiosa? el Bullying. He llegado a la conclusión de que el acoso escolar es lo que es, y se ha convertido en lo que es hoy en día por culpa de las modas. Que un niño sea insultado en clase o que sus compañeros se burlen de él en un momento determinado no es nada novedoso, esto viene pasando desde hace muchísimos años, la diferencia es que ahora es moda y por eso el número de casos se ha incrementado notablemente tanto en España como en el extranjero.

¿Cuántas películas hemos visto, y series de televisión, en la que la protagonista es atacada por las chicas “guays” del instituto? Normalmente luego siempre acaban saliendo vencedoras nuestras protagonistas amables y solidarias pero este tipo de comedias muestran a la sociedad que las chicas y chicos más famosos siempre se burlan de los menos agraciados. Ejemplo de ello puede ser “Chicas Malas” y otros films estadounidenses similares.

Ahora bien, jamás habría imaginado que ese acoso escolar traspasara las fronteras del instituto. Siempre he pensado que la Universidad es un sitio para personas adultas, maduras y que tienen dos dedos de frente pero, al parecer, el bullying también llega hasta las cotas más elevadas de la educación.

Una horrible experiencia a los 54 años

Hace ya un par de años la madre de una amiga ingresó en el Centro Universitario San Bernardo para prepararse la prueba de acceso a la universidad para mayores de 25 años, cosa que consiguió sin problema y entró en Enfermería, una carrera que siempre había querido estudiar pero que hasta ahora no le había sido posible.

Si os fijabais un poco en ella se notaba lo mucho que le gustaba estar ahí, caminaba por los pasillos de la facultad totalmente hinchada de orgullo y si te la cruzabas por el campus sonreía de oreja a oreja. Pero eso cambio a las pocas semanas del inicio del curso pues tuvieron que hacer grupos para realizar un trabajo conjunto y nadie la quería en su equipo. Obviamente el profesor la metió en un grupo al azar, algo que no cayó muy bien entre sus compañeros, se ve que tener 54 años no la hacía apta para ese trabajo y por eso empezaron a no contar con ella, de hecho ni siquiera la avisaban cuando quedaban para realizar el trabajo.

Un día les encaró en clase y les dijo lo que hacían, la respuesta de los niñatos fue que no se quejara, que ellos pondrían su nombre y se llevaría una buena nota por el trabajo grupal como si hubiera trabajado aunque no hubiera hecho nada. Era muy sencillo, no querían su ayuda y a partir de ahí todo fue de mal en peor. Se sentía observada, más de un compañero la rehuía en clase para evitar tener que sentarse con ella por si le obligaban a hacer un trabajo en pareja, lo cual es irrisorio porque en los trabajos individuales y en los exámenes estaba consiguiendo las notas más altas del aula.

Los últimos meses del curso fueron los peores porque llegó a recibir whatsapps intimidatorios y notitas ofensivas que aparecían misteriosamente sobre su mesa o dentro de su bolso. Peor que los niños de 10 años… Hasta se planteó dejar la universidad con tal de poder dejar de sentirse así. Llegó a pensar que no querían trabajar con ella porque era más tonta y lenta que los demás, que la edad influía en su memoria y que no podría acabar el grado, y pensó todo eso a pesar de ser de las alumnas con mejores resultados en la clase. Impresionante.

Lo más alarmante de todo eso es que no hablamos de niños y adolescentes, hablamos de personas a las que se les presupone una inteligencia mínima como para poder estudiar una profesión, de chicos y chicas mayores de 18 años que han optado por la Universidad como siguiente paso en su futuro laboral, así que ¿hasta dónde vamos a llegar?

Si tu hijo, o tú mismo/a, sufre acoso escolar ponte en contacto con los profesionales que pueden ayudarte. Debemos parar esta lacra social inmediatamente. En bullying.com encontraréis toda la información que podéis necesitar para poner un punto final al acoso.