4 septiembre, 2017

La cavitación elimina la grasa localizada

La cavitación elimina la grasa localizada

Desde siempre he sido una persona muy coqueta, muy pendiente de las últimas tendencias en moda, pero lo cierto es que no hago demasiado deporte, me cansa. Y eso tiene sus consecuencias. Estoy empezando a notar que tengo diferentes puntos en mi cuerpo de grasa localizada. Y con la falta de ejercicio esto se está agravando, así que decidí ponerle remedio con uno de los tratamientos más de moda en la actualidad: la cavitación. No es peligroso, pero sí conviene que te lo haga alguien que de verdad entienda de ello. En mi caso, me aconsejaron decantarme por la clínica de medicina estética Artestética.

La grasa en el cuerpo humano normalmente se distribuye de una forma simétrica, aunque muchas personas tienden a acumular más grasa en el abdomen, en las caderas, etc. Es sabido además que las mujeres suelen acumular grasa en zonas específicas del cuerpo, y esta generalmente no puede eliminarse ni con ejercicio ni con dietas. Y es muy incómoda cuando queremos lucir el tipo en la playa o poniéndonos ropa ajustada o no nos sentimos cómodas con la celulitis. Muchas famosas tratan de normalizar este tipo defectos corporales, por darles algún nombre, pero lo cierto es que todas tratamos de vernos de la mejor manera posible.

La cavitación es ideal para combatir esto. Se trata de un método novedoso pero ya de moda su eficacia. Funciona con ultrasonidos de baja frecuencia que destruyen las células adiposas convirtiéndolas en líquido, que es eliminado por la orina. En definitiva, la onda sonora que genera el equipo provoca la formación de burbujas dentro de las células grasas que crecen y más tarde implosionan hasta desaparecer. De este modo la grasa se convierte en líquido y puede ser expulsada a través de nuestro sistema linfático. No tiene efectos secundarios y se realiza en varias sesiones. De hecho, no es tampoco una técnica dolorosa. La cavitación se utiliza para eliminar celulitis y está indicada para ayudar al proceso de adelgazamiento. Eso sí, recomendable complementarla con otras técnicas como LPG o presoterapia.

Se ha puesto de moda justamente por esto, porque no es dolorosa. Normalmente las personas que deseaban moldear su figura acudían en el pasado a clínicas médicas y se decantaban por la liposucción o la lipoescultura. Esos tratamientos sí resultaban dolorosos, y una vez finalizados había que cuidarse mucho, esa casi como estar haciendo un postoperatorio.

En el caso de la cavitación, se necesitan alrededor de 8 a 12 sesiones, aunque los resultados empiezan a ser verdaderamente visibles a partir de la tercera sesión. Es necesario tomar por lo menos un litro y medio de agua antes y después de la sesión. Y se debe dejar un margen mínimo de cuatro días entre sesión y sesión para que el resultado del tratamiento sea óptimo, ya que el cuerpo tarda aproximadamente 72 horas en eliminar la grasa.

Para quién se indica la cavitación

Podríamos ser poco rigurosos y decir que se trata de un tratamiento al que se puede someter cualquiera, pero lo cierto es que lo mejor es acudir a un médico y que este nos prescriba su conveniencia, de ahí que os dijésemos que lo más adecuado es ir a una clínica de medicina estética como Artestética. De hecho, si el sobrepeso es excesivo, no bastará solamente con someterse a la cavitación, sino que deberá ser complementado con un tratamiento dietético. Normalmente está indicado para mujeres con celulitis o pacientes con exceso de volumen que quieran reducir la grasa acumulada de piernas, glúteos o abdomen.

Artestética, en Albacete, es una clínica de reconocido prestigio en la que han confiado ya más de 10.000 pacientes para someterse a tratamientos de medicina estética con total eficacia y rigurosidad. Es muy recomendable para probar la cavitación de forma segura y verse así mejor por fuera, delante del espejo, y por qué no, también por dentro, porque ya se sabe que una buena imagen nos hace ganar en autoestima.