25 noviembre, 2015

Interiorismo, series de televisión y moda

Interiorismo, series de televisión y moda

Hace unos meses, el artista Iñaki Aliste Lizarralde sorprendió a todos los amantes de la televisión y las series con su trabajo de recreación de los planos de las viviendas de la ficción televisiva. En ese momento me asaltó la duda de si existiría algún tipo de empresa que se dedicara a esto y encontré este estudio de interiorismo en Barcelona, ciudad en la que resido, que fuese capaz de representar estas casas en la realidad con un grado aceptable de parecido. Las casas de series como Friends (Marta Kauffman y David Crane, NBC, 1994-2004), Cómo conocí a vuestra madre (How I Met Your Mother; Carter Bays y Craig Thomas, CBS, 2005-2014) o The Big Bang Theory (Chuck Lorre y Bill Prady, CBS, 2007-?) eran recreadas a la perfección en un trabajo de arquitectura y diseño de interiores espectacular por parte del autor Iñaki Aliste. Tanto que, pensé que no sería difícil reproducir alguno de los salones o habitaciones de estos hogares tan sumamente reconocidos por cualquiera que haya visto estas sitcoms, que se desarrollan a menudo dentro de la casa de los protagonistas.

En el interiorismo, como en todo, las modas van y vienen con sorprendente fugacidad. No es raro que lo que hoy esté de moda, el día de mañana se considere antiguo o anticuado. En palabras “técnicas”: que una imagen que hoy es considerada adalid de lo hipster, mañana lo sea de lo oldie, con la connotación negativa que eso puede conllevar (hasta considerarse shameful). Sin embargo, las viviendas de las series tienen ese algo que las hace parecer impertérritas al paso del tiempo. Quizás sea fruto de la propia ficción, o más bien de las sensaciones que nos despiertan los personajes, con los que hemos compartido tantos buenos momentos, pero una década más de una después de que terminase (dos desde su comienzo), uno ve la casa de Chandler y Joey o la de Monica y Rachel en Friends y todavía siente unas fuertes ganas de vivir allí. A pesar de que esos muebles ficticios y esa disposición de la vivienda tenga ya más de veinte años y pudiese considerarse algo antiguo y pasado de moda.

Hoy en día, en cambio, los interioristas de Barcelona o Madrid, ciudades en las que existe una mayor variedad de peticiones específicas en lo referente a la decoración, suelen trabajar con aspectos más minimalistas de la vivienda. Si antes era más normal encontrar espacios más recargados, ahora es más propio tener una decoración más escasa, que permite que lo diáfano reine en el centro de la vivienda. Por seguir con el símil de las series: lo que en Friends era un uso barroco del espacio, en la casa de Monica y Rachel, por ejemplo, en la que había muchos muebles y cargados de cosas siempre, en Cómo conocí a vuestra madre es todo lo contrario, en la casa de Barney, con un uso del espacio mucho más minimalista, en la que los muebles se mimetizan mucho más con el tono general de la decoración, y en la que solo destaca su soldado imperial de La guerra de las galaxias. Se podría asegurar, sin miedo a equivocarnos, que lo más cercano a la idea decorativa preferente en nuestros días es la casa de Barney Stinson. La de Rachel Green y Monica Geller ya podría decirse que es cosa de un pasado no demasiado lejano, pero sí inasible desde el presente.

No obstante, sea cual sea la idea decorativa de un cliente, los proyectos de interiorismo en Barcelona, Madrid o ciudades en las que las modas y tendencias llegan con mucha fuerza, tienen que tomar en cuenta todas las posibilidades existentes. Es la única manera de que todo el público pueda disfrutar de su vivienda tal y como se lo ha planteado. Al fin y al cabo, la personalidad de cada uno también acaba por traducirse en la forma en la que decora, amuebla y dispone los elementos de su casa. Desconocemos, desde aquí, si existe alguien que haya decorado la casa como lo haría algún personaje de su serie favorita. En cualquier caso, si existiesen los primeros, lo mejor sería acudir a los expertos. Y a los magníficos planos de Iñaki Aliste Lizarralde. Aunque, por desgracia, la casa no vendrá con Penny o Barney.

Deja un comentario