25 marzo, 2017

Cómo escribir un libro aunque no tengas tiempo

Cómo escribir un libro aunque no tengas tiempo

Belén Esteban, Bertín Osborne, Revilla, Frank Blanco, Andreu Buenafuente, Ana Rosa Quintana pese a la polémica… Parece que aquí en España está de moda tener un libro. O lo que es peor, quien no lo ha hecho, como dice la mítica frase, junto con tener un hijo y plantar un árbol, parece que no ha vivido una vida plena. Pues bien, si quieres trascender también y pasar a la historia de la literatura, vamos a darte una opción para que lo hagas pese a no tener tiempo y que nadie se dé cuenta. Contratando a un escritor fantasma, en Escritor por Encargo, puedes tener tu propio libro y presumir delante de tus amigos.

Se trata de la figura del negro en la escritura, la forma en que lo conocemos en España. En realidad, ghost writer es el concepto que viene del inglés, pero su significado es el mismo: una persona que escribe por dinero mientras que, normalmente, no figura en los créditos de la publicación. Muchas han sido las ocasiones en las que ha salido a la luz el verdadero origen de famosas obras adjudicadas originalmente a un personaje de éxito internacional. Sigue siendo un tema de actualidad, un argumento presente en numerosas películas, artículos, webs e incluso en la propia literatura.

Es una opción mucho más habitual de lo que nos creemos en la literatura mundial, especialmente en los libros que tienen más que ver con las biografías y los manuales. Casi todos esos volúmenes que aparecen de recetas, por ejemplo, o consejos para el hogar o el jardín, no están escritos por ese famoso que aparece en la portada o cubierta. Eso es un simple reclamo para que los consumidores se lo lleven a casa. Fundamentalmente firman un contrato de imagen con la empresa editora y esta les pone a alguien para que redacte sus ideas. Ocurre también, como decimos, con muchas de las biografías. El famoso cuenta detalles de su historia pero es otra persona quien les da forma.

Pues bien, en el caso de las novelas, también es posible. Uno puede dar sus ideas, sus pinceladas, cómo quiere que discurra lo que desea escribir y solicitar que sea otra persona quien lo redacte a cambio de dinero, como hacen en Escritor por Encargo, donde ofrecen sus servicios como escritor fantasma, sombra, o coloquialmente conocido como escritor negro, una figura que ha existido, como decíamos, en el mundo artístico desde hace más tiempo del que cualquiera pudiera pensar.

Lejos del tabú al que la figura del escritor fantasma se ha visto sometida, en los últimos tiempos arrecia con fuerza su trabajo y su protagonismo como una labor nada menospreciable y de gran utilidad para todos aquellos que no disponen de la facilidad de palabra. Al igual que otros, el escritor fantasma o escritor por encargo, es un trabajador más que presta un servicio a quien lo requiere, y que busca satisfacer al cliente adaptando su escritura a la obra deseada. Estoy pensando por ejemplo en los casos de periodistas que apenas tienen tiempo y que por su notoriedad podrían vender con facilidad un libro sobre una temática de actualidad que dominan o en la que son especialistas. Imaginad alguien que haya cubierto desde hace mucho tiempo el caso de la financiación supuestamente ilegal del Partido Popular y las andanzas de Bárcenas. Quizás su libro, por sus conocimientos, recaudase mucho dinero, pero si no tiene tiempo de escribirlo puede encargárselo a un escritor fantasma, al que informará bien, y luego lo firmará el primero.

Un buen regalo

Además, para mi gusto, un escritor por encargo puede ofrecerte también la posibilidad de hacer un hermoso regalo a un amigo, a un familiar o a un ser querido. Y es que un precioso presente para una ocasión especial como un cumpleaños podría ser una biografía de esa persona a la que queremos obsequiar, donde destaquemos los avatares de su vida, así como las anécdotas más bonitas que recordemos. Para ello no hay que tener un gran don de la palabra, simplemente conversar con el escritor por encargo y él se encargará de darle forma a todo aquello que escucha de nuestros labios.